domingo, 16 de mayo de 2010

Las campanas

Estás tan rígida y tan muerta, y
tus ojos tocan, en una playa desierta,
las campanas, fúnebres, funestas,
que anuncian la muerte
de alguien a quien yo
quise.

Estás cantando a la vida eterna
en un páramo escondido, no queda
ni espacio ni tiempo para fiesta
alguien se ha ido, tú,
un mundo... Más bien dos:
adiós.

La eternidad

Yo soñaba con gasolina,
con arder infinitamente,
quemándome en el agua,
ahogándome en tus llamas.

Con una botella de insulina
te sigo mentalmente.
Con un plato de oxígeno:
te esperaré en mi cama.

Me voy a quemar, ahora.
Es mejor que consumirse
para siempre, eternamente.

domingo, 9 de mayo de 2010

Volver a caer

Te la había prometido, y mis promesas las cumplo siempre.
Es para ti.


Cayendo a esta altura,
estando en el aire,
libre e inerte, eres
imperceptible y dura
a los ojos de mi alma.

A la luz de una farola
cantas canciones sordas,
saltando de una a otra,
que suenan en mi cabeza...
Eres un rumor de olas.